¿Qué es peor, el calzado muy abierto o demasiado cerrado? – Libertad Digital

ANA PÉREZ / ¿QUÉ ES PEOR? / QUO 2015-05-04

Demasiado abierto es peor. “Un calzado adecuado es aquel que se adapta al pie del usuario, protegiéndolo de riesgos tanto mecánicos como térmicos. En condiciones de temperatura y humedad elevadas, el calzado cerrado puede limitar la aireación del pie y la evaporación del sudor, lo que supone la aparición de rozaduras, hongos y mal olor. Por tanto, si se emplea calzado cerrado, debe ser de materiales transpirables, como la piel y los tejidos naturales”, asegura Clara Solves investigadora del Instituto de Biomecánica de Valencia.

“En verano, lo más habitual es emplear calzado abierto, pero ¡cuidado! Un calzado demasiado abierto, tipo chancla, no protege los dedos de los pies de posibles impactos y genera inestabilidad. Las chanclas pueden ser perjudiciales sobre todo para los niños, debido a su elevado nivel de actividad física, y para las personas mayores, propensas a tener problemas de inestabilidad. Su calzado abierto debe proporcionar protección de los dedos y adecuada sujeción en el talón y el empeine, para asegurar la estabilidad y la seguridad de niños y mayores”, concluye la investigadora.

También en ‘Quo’

vía ¿Qué es peor, el calzado muy abierto o demasiado cerrado? – Libertad Digital.

Que el zapato no duela al caminar |

Que el zapato no duela al caminar

Muchas mujeres quieren seguir usando tacos aunque a veces los pies se sientan doloridos o hinchados. Aquí, algunos consejos útiles para lucir unos lindos tacos sin sufrir dolor.

Zapatos que duelen.

1.- Mirar en el interior de los zapatos cuando los compres

Elige aquel calzado que sea cómodo y que tenga una suela muy suave, así te sentirás más cómoda y no te dolerán los pies.

2.- Observa cómo caminas

Este es un dato muy importante. Mira como apoyas tu pie en el suelo. Lo más importante es que primero debes apoyar el talón y luego el resto del pie al caminar.

3.- Realiza ejercicios para fortalecer tus pies

Intenta estirar los músculos de la pantorrilla. Para ello coloca tus pies en un escalón pero apoya sólo los dedos en el escalón dejando que la planta del pie quede en el aire por completo. Luego realiza pequeños ejercicios subiendo y bajando el pie. Sentirás que se estira toda la parte posterior de la pierna fortaleciendo los músculos del pie.

4.- Mueve los dedos

Con frecuencia los músculos de los dedos se atrofian y pierden movilidad. Esto hace que, al caminar con tacones, sientas que se te adormecen los pies.

Te recomiendo que este truco lo hagas al levantarte: Estira tus dedos al salir de la cama. Intenta separarlos con ayuda de tus manos. Luego trata de abrir y cerrar los dedos de los pies. Hazlo al menos por 10 minutos.

5.- Masajea tus pies

Es importante que seamos conscientes que el 75 por ciento del peso de nuestro cuerpo descansa en los pies. Así que nunca dejes de mimar a tus pies con unos buenos auto-masajes relajantes y un poco de crema durante 15 minutos al día.

vía Que el zapato no duela al caminar |.